El ser vivo más grande del mundo

          
Por si aún hay alguien por ahí que no lo sepa  y piense o bien en los extintos dinosaurios,
en las descomunales secuoyas o
quizá en los arrecifes de coral, aunque estos últimos son en realidad una
aglomeración de organismos y no un solo individuo. Pues resulta que el ser vivo
más grande del mundo es un hongo.
La Armillaria Ostoyae, también conocida como la “seta de
miel”, cuando se descubrió que este organismo era el causante de la muerte de
grandes masas de árboles perennes en Blue Montains (Oregón), los investigadores
comenzaron a observarlos con más detalle. Y al cortar un árbol infectado
descubrieron en su interior filamentos extensibles de color blanco, llamados
micelias, que le extraían agua y carbohidratos al árbol para alimentar al
hongo. Entonces recogieron muestras del hongo en múltiples puntos a lo largo de
un área muy amplia y analizaron el ADN.
Cuando acabaron de recopilar y analizar las muestras
descubrieron que todas pertenecían al mismo organismo: Un hongo, la Armillaria
Ostoyae.
Hasta agosto del año 2000, se creía que el organismo vivo
más grande del planeta era un hongo de la misma especie que cubría un área de
1.500 acres (600 hectáreas) en el estado de Washington. Pero entonces, expertos
micólogos supusieron que si una Armillaria tan grande vivía en Washington,
entonces podría haber otro en unas condiciones climáticas semejantes. Y dieron
con uno aún más grande en el Bosque Nacional de Malheur, en las Blue Mountains
del este de Oregón.
Los investigadores quedaron asombrados ante la gigantesca
magnitud del descubrimiento. Se cree que este hongo cubre una superficie de más
de 2.200 acres (890 hectáreas) y podría tener una edad de unos 2.400 años.
Si te acercas a visitar el bosque que este gigante ha
convertido en su hogar, no esperes poder ver una seta monstruosa y amenazadora.
La Armillaria crece y se extiende principalmente de forma subterránea, por lo
que la mayor parte del organismo yace escondido en el suelo. Ocasionalmente,
durante el otoño, este espécimen envía algunas setas de color dorado a la
superficie, y esas son las únicas evidencias visibles de la gran masa que
existe debajo. Los científicos aún no han 
estimado el peso de este gran hongo.
A causa del clima, las esporas de los otros “habitantes
del bosque” tienen dificultad para establecerse, lo cual ha dejado vía
libre a los “viejos del lugar” para que se extiendan. Sin competencia, la
majestuosa Armillaria ha sido capaz de crecer y extenderse incontroladamente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s