La creatividad ¿está vinculada a las enfermedades mentales?

       
Un estudio realizado con más de un millón de personas
descubrió que la creatividad es con frecuencia parte de una enfermedad
mental.
Los escritores, según el análisis realizado por
investigadores suecos del Instituto Karolinska, tienen un mayor riesgo a
sufrir ansiedad y desórdenes bipolares, esquizofrenia, depresión
unipolar y abuso de sustancias.
Además, de acuerdo con los investigadores, los escritores tienen el
doble de probabilidad de suicidarse, en comparación con la población
general.
Los bailarines y los fotógrafos también tienen más probabilidad de tener desórdenes bipolares.
Pero como grupo, quienes tienen profesiones
creativas no son más propensos a sufrir de desórdenes siquiátricos que
otras personas.
Lo que sí tienen, según el Journal of Psychiatric Research, es más probabilidad de tener un pariente cercano con un desorden, incluyendo anorexia y hasta cierto punto autismo. 
       

Una nueva mirada

El investigador jefe, Simon Kyaga, dijo que los hallazgos sugieren
que estos desórdenes deben analizarse desde una nueva perspectiva y que
algunos rasgos pueden incluso ser benéficos o deseados.
Por ejemplo, los intereses restrictivos e
intensos de alguien con autismo o el impulso maniaco de una persona con
desórdenes bipolares pueden generar el enfoque y la determinación
necesarios para la genialidad y la creatividad.
De igual modo, los pensamientos desorganizados
que se asocian con la esquizofrenia pueden desatar la originalidad, el
elemento clave de una obra maestra.
Según Kyaga, “si uno asume que algunos fenómenos
asociados a la enfermedad del paciente son benéficos, entonces se abre
la puerta para abordar el tratamiento de una nueva manera”.
“En ese caso, el doctor y el paciente deben acordar qué será tratado y cuál será el costo”.
“En siquiatría y en medicina ha sido una
tradición ver la enfermedad como algo en blanco y negro e intentar
removerle al paciente todo lo que se considera mórbido”.

       
Creatividad: ¿una forma de locura?

La creatividad es muy similar a la locura, dicen científicos que han estado estudiando la forma en la que opera la mente. Imágenes del cerebro revelan asombrosas similitudes en los procesos neuronales de las personas altamente creativas y aquellas que padecen de esquizofrenia.
Ambos grupos carecen de importantes receptores que se emplean para filtrar y canalizar el pensamiento.
Según expertos del Instituto Karolinska, en
Suecia, puede que este procesamiento desinhibido sea lo que le permite a
la gente creativa “pensar fuera de la caja” o lateralmente.
Pero en otras personas puede conducir a enfermedades mentales.
Los expertos sospechan que más que una división
clara lo que hay es una especie de continuum, que permite a algunos
tener rasgos psicóticos pero pocos síntomas negativos.
       
Arte y sufrimiento
Algunos de los principales artistas, escritores y pensadores de la historia han padecido de enfermedades mentales.
Un ejemplo es el pintor holandés Vincent van
Gogh. Otro, el matemático estadounidense John Nash (interpretado por
Rusell Crowe en la película “Una mente brillante”),Virginia Woolf (escritora), Salvador Dali (pintor), Edvard Munch (pintor), Robert Schumann (compositor), David Helfgott (pianista),etc.
También se sabe que la creatividad está asociada con un mayor riesgo de depresión, esquizofrenia y desorden bipolar.
De la misma forma, la gente que tiene familias con una historia de problemas mentales también tiende a ser más creativa.
Y el profesor Fredrik Ullen cree que sus hallazgos pueden explicar por qué.
Ullen estudió los genes receptores de dopamina en el cerebro (D2), que según los expertos controla el pensamiento divergente.
Uno de sus hallazgos fue que la densidad de
receptores D2 en el tálamo de la gente creativa que obtenía buenos
resultados en las pruebas sobre pensamiento divergente era menor que lo
esperado. Lo mismo ocurre con la gente con esquizofrenia.
El tálamo sirve como centro de control, pues
filtra la información antes de que llegue a las áreas de la corteza, la
que es responsable, entre otras cosas, del conocimiento y el
razonamiento.
“Menos receptores D2 en el tálamo probablemente
ocasionan un menor grado de filtrado de las señales y por lo tanto un
mayor flujo de información”, dijo el profesor Ullen.
El investigador cree que esta abundancia de información no censurada es la chispa que enciende la creatividad.
Esto explicaría por qué la gente muy creativa es
capaz de ver las conexiones más insospechadas a la hora de intentar
resolver problemas.
Los esquizofrénicos comparten con ellos esa
habilidad para hacer asociaciones novedosas, pero en su caso el
resultado son ideas extrañas y preocupantes.
       
Idealizar
Beth Murphy, jefe de información en Mind, una organización británica que estudia la salud mental, dice que los rasgos de la personalidad que muestran desórdenes bipolares pueden ser benéficos para quienes tienen profesiones creativas.
Sin embargo, según Murphy, también puede ocurrir que las personas con
desórdenes bipolares se sientan más atraídas a profesiones donde puedan
usar sus habilidades creativas.
“Es importante que no idealicemos a las personas
con problemas de salud mental, que con demasiada frecuencia son
presentadas como genios creativos en aprietos”.
“Sabemos que a una de cada cuatro personas le
será diagnosticado un problema mental este año y que esas personas
tendrán diferentes orígenes, profesiones y clases sociales. Nuestra
principal preocupación es que ellos reciban la información y el apoyo
que necesitan y merecen”.
       
Algo que aprovechar
Mark Millard, un psicólogo británico miembro de la British
Psychological Society dice que la sobreposición con las enfermedades
mentales puede explicar la motivación y determinación compartida por las
personas creativas.
“La creatividad es incómoda. Es su descontento con el presente lo que los lleva a cambiar”.
“La gente creativa, igual que aquella que padece de desórdenes
psicóticos, por lo general ve el mundo de forma diferente a la mayoría.
Es como ver un espejo quebrado. Ven el mundo de forma fracturada”, dijo
Millard.
“No están restringidos por los límites
convencionales y eso se puede ver en su trabajo. Ahí está, por ejemplo,
el caso de Salvador Dalí. Definitivamente él veía el mundo de forma
diferente y se comportaba de una forma que a otros les resultaba
extraña”.
Según el psicólogo británico, algunos negocios ya han reconocido y están empezando a capitalizar este conocimiento.
Algunas compañías tienen laboratorios secretos y
seguros, en los que su personal más creativo puede dedicarse a
experimentar libremente sin interrumpir el quehacer cotidiano.
Y otro psicólogo, Gary Fitzgibbon, dice que la
creatividad también puede entenderse como una habilidad particular para
“suspender la incredulidad”.
“Cuando uno suspende la incredulidad y está
dispuesto a creer en cualquier cosa se abre la posibilidad de
identificar mayores posibilidades”.
“La creatividad tiene mucho que ver con no
sentirse limitado por las reglas ni aceptar las restricciones impuestas
por la sociedad. Aunque, por supuesto, entre más se rompen las reglas,
más posibilidades hay de ser considerado como mal de la cabeza”,
explicó.
Fitzgibbon trabaja como asesor ejecutivo ayudándole a la gente a ser más creativa a la hora de solucionar problemas y pensar.
“Por lo general el resultado es un aumento
significativo de sus niveles de bienestar. Así que en lugar de asociar
la creatividad a las enfermedades mentales se la termina asociando con
mejor salud mental” afirmó.

Fuente

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s