Algunos datos sobre Lápices y Bolígrafos

El Lápiz

Desde la antigüedad, el hombre buscó elementos con los cuales escribir: así, de usar tierra pasó a utilizar tablillas de barro marcadas, lo cual hacia muy difícil la escritura porque uno no se podía equivocar, ya que ¡había que empezar todo desde cero nuevamente!
Como todos sabemos el lápiz o lapicero es un instrumento de escritura o dibujo de madera que en su interior tiene una varilla que tinta las superficies. A esta varilla se la llama mina y su principal componente es el grafito, forma cristalizada del carbono. También sabemos que tienen distintas durezas e incluso distintos colores y desde el siglo XX se les puede encontrar en formatos de portaminas y envoltorios plásticos en lugar de madera.
Aparte de eso poco más conocemos de él. Incluso desconocemos que un lápiz corriente, unos 18 cm de largo, permite , escribir más de 45.000 palabras o sobrevivir a unas 17 sacadas de punta.
Este aparato tan común en nuestros bolsillos y tan usados por niños y grandes tiene su historia propia. Aunque es cierto que desde las prehistoria se han utilizado objetos para pintar y escribir basados en tiznadores carboncillos, los técnicos datan como año de inicio de algo parecido al lapicero actual el año 1565.
En el año 1564, una tempestad extraordinariamente fuerte derribó un enorme árbol cerca del poblado de Borrowdale, en Cumberland, Inglaterra. Debajo del sitio donde habían estado sus raíces apareció una masa de cierta sustancia negra de aspecto mineral, desconocida hasta entonces: era una veta de plombagina, o “plomo negro”. Fue el grafito más puro encontrado en ese país y posiblemente en el mundo entero. Los pastores de los alrededores comenzaron a usar pedazos de este material para marcar sus ovejas. Sin embargo, otros habitantes de la zona con más sentido de los negocios comenzaron a partirlo en forma de varitas, que luego vendían en Londres bajo el nombre de “piedras de marcar”. Estas varitas tenían dos notables deficiencias: se rompían fácilmente y manchaban las manos y todo lo que tocaban. Algún genio desconocido resolvió el problema de la suciedad enredando un cordel alrededor y a lo largo de la vara de grafito, para ir quitándolo a medida que se gastaba.
Así se originó una incipiente industria que originó que en Inglaterra el grafito se empezara a extraer a gran escala en Cumberland en el año l664.
En 1760, Kaspar Faber, artesano y aficionado a la química de Baviera, mezcló grafito con polvo de azufre, antimonio y resinas, hasta que dio con una masa espesa y viscosa que convertida en varita se conservaba más firme que el grafito puro.
En 1790, el químico e inventor francés Jacques Conté, por orden de Napoleón Bonaparte, se dedicó a hacer lápices ante la escasez que había de ellos a causa de la guerra con Inglaterra.
Así a sus 40 años de edad, Conté produjo por primera vez lápices hechos de grafito, previamente molido con cierto tipo de arcillas, prensando barras y luego horneándolas en recipientes de cerámica. Este método patentado en 1795 dio paso a la fabricación de los lápices modernos. Conté pudo fabricar lápices de diferente dureza, según la arcilla, y de altísima calidad.
En 1812, el ebanista e inventor William Monroe, de Concord, Massachussetts, Estados Unidos, fabricó una máquina que producía estrechas tablitas semicilíndricas de madera de 16 a 18 centímetros de longitud. A lo largo de cada tablilla, el aparato producía estrías justo en la mitad del grosor del delgado semicilindro moldeado. A continuación, Monroe unía con cola las dos secciones de madera, pegándolas estrechamente en torno al grafito y así fue como nació el lápiz tal y como lo conocemos en la actualidad.
Los lápices actuales se fabrican con grafito -los negros- o caolín teñido -los de colores-, van recubiertos de madera -en general cedro- y abarcan una variada gama de formatos -cilíndrico o prismático-, dureza y usos -los hay para escribir en papel,vidrio y todo tipo de materiales-.
Su producción y venta recibió un fuerte impulso a mediados del siglo XIX, de manos del barón Lothar Faber, que adquirió en 1856 una mina de grafito en Siberia, cuya producción hizo transportar a lomo de reno y por barco hasta la factoría de Stein-Lothan. Disgustado y perjudicado por las imitaciones, logró en 1874 que el Reichstag promulgara una ley para proteger su marca, lo que convirtió a su lápiz en el primer artículo patentado de Alemania. A la marca germana, que llevaba las iniciales del hijo de Kaspar Faber (A.W.) se le agregó más tarde el apellido Castell (debido al casamiento entre nobles de ambas familias), componiendo el nombre que ahora distingue al fabricante de más de 2.500 artículos para dibujar y escribir. El edicto del príncipe Leopoldo que autorizaba el uso del doble apellido se perdió después de la guerra, fue encontrado varias décadas más tarde en un mercado de pulgas de Chicago y hoy puede ser observado en el museo de la empresa alemana. En este museo del lápiz además de lo anterior se pueden encontrar curiosidades como una carta del pintor Vincent van Gogh a su amigo Van Rappard, donde elogia los lápices que “dan un excelente negro” y dice que ha “dibujado con ellos a una costurera y obtenido el mismo efecto que con la tiza litográfica”.
Las vitrinas del museo exponen coloridos estuches de lata que contienen los curiosos “Ring pencils” para Inglaterra y las colonias,”Caravan Pencils” para Arabia,”Floral pencils” para Japón y “Aristocratic pencils” para China. También pueden verse modelos especiales de lapiceras fuentes y lápices, hechos en marfil u oro, como los del Rey Luis II, y un dibujo que documenta el lápiz utilizado por Bismarck, uno de cuyos extremos está quemado ya que el canciller alemán lo usaba para cargar su pipa. Otros grandes artistas como Peter von Cornelius, Gustave Doré, Jean Dominique Ingres y Wilhelm von Kaubach elogiaron en sus misivas a los lápices Faber-Castell que recibieron medallas de oro en exposiciones de Berlín, Munich, París, Londres y Nueva York.En 1835 J.S. Stadtler
El éxito sin duda era algo predecible: una herramienta que permite distintos tonos de escritura según la presión ejercida o la redondez de su punta, la posibilidad de su emborronamiento que da lugar a las sombras y difuminados en la pintura, e incluso su posibilidad de corrección con la goma de borrar. Por no hablar de la facilidad de su puesta a punto con cualquier objeto afilado que se tenga a mano.
De esta manera una nueva casualidad dio origen en 1564 a una herramienta que ha permitido un nuevo estilo de pintura, que es esencial en la educación, que no hay negocio en el mundo que no lo utilice y que por su barato precio se puede afirmar que todo hombre sobre este mundo ha tenido alguno en sus manos y que tal ha sido su revolución que hasta hoy en día podemos ver lápices cosméticos que maquillan los rostros.
Se afirma que los buenos lápices hoy están hechos de grafito de Siberia y madera de cedro americana.
Antes de 1890 se vendían lápices pintados en colores oscuros o no eran pintados en absoluto, hasta que ese año, la compañía L&C Hardmuth –de Austria- introdujo un nuevo modelo para dibujo de gran calidad que tenia varios grados de dureza, su exterior estaba pintado de color amarillo. Fue pensado para ser el mejor lápiz y más costoso del mundo. El lápiz tuvo tanto éxito que, a partir de entonces, el color amarillo se convirtió en sinónimo de calidad, así que pronto otros productores comenzaron a fabricarlos amarillos también.
Curiosidades:

El lápiz tiene un ancestro que fue el estilete, que era un palito de metal que los romanos usaban para raspar el papiro.
En la antigüedad los lápices eran envueltos en pieles de animales. En el siglo XVIII fue inventado el lápiz de madera por los italianos.
Un lápiz que tenga más arcilla que grafito es un lápiz más resistente, más durable y escribe claro, y un lápiz que tenga una cantidad mayor de grafito que de arcilla es un lápiz menos resistente, menos durable y escribe oscuro. En la escala que se diferencia con las letras B y H, el lápiz identificado con H es más duro y el B es más blando. Los lápices de la gama B se usan preferentemente en dibujo artístico (especialmente sombreado, ya que son más susceptibles al difuminado y los H en dibujo técnico.
El primero que agregó un borrador al final del lápiz fue Lipman en 1858.
Se fabrican más de 18 mil millones de lápices por año, es decir 50.000.000 por día ó 500 por segundo.
Si trazamos una línea recta con un lápiz “HB” hasta acabar el grafito, tendrá una longitud de 56 km.

El portaminas es un invento mucho más reciente que el lápiz. Se dice que un japonés lo inventó a principios del siglo XX y si bien primero era utilizado por ingenieros, arquitectos, diseñadores y artistas, hoy todos podemos tener uno.

Hoy en día, los lápices se producen industrialmente: se mezcla polvo de grafito, arcilla y agua hasta obtener una masa espesa. Luego, esta masa es horneada a altas temperaturas para quitarle el agua, se la tritura, se le da forma cilíndrica y se la envuelve en madera para finalmente fabricar un lápiz.

No hay acuerdo sobre quién inventó el lápiz. Algunos dicen que fue un francés, Jacques Conté, el que ideó unos lápices de grafito y arcilla, rodeados de madera. Otros dicen que fue un alemán llamado Kaspar Faber el que obtuvo un lápiz más firme. Pero también hay quien dice que fue un austríaco, Joseph Hardmuth, el que inventó una manera de que los lápices duren más.

En 2002, la fábrica Faber Castell fabricó el lápiz más grande del mundo, con 19.75 m de alto.


La primera imagen de Marte, enviada en 1965, fue hecha por lápices de colores.

El Bolígrafo

El bolígrafo es un instrumento que consta de varias partes: una de ellas, cilídricas y alargada, está llena de una tinta muy densa. Este depósito interior del bolígrafo desemboca en la punta, en la que existe un orificio donde se ajusta una bolita, que al rodar sobre el papel va dejando un reguero de tinta. Así se forman los trazos que escribimos. La bolita es lo que da nombre al instrumento.
En 1938, el inventor húngaro, Lazlo Biro, logró usar la lapicera a bolita con una tinta viscosa y aceitosa de secado rápido que resultaba adecuada. Establecido en Argentina en 1940, huyendo de la amenaza nazi, patentó su invento el 10 de junio de 1943. En seguida se comenzó a usar en Buenos Aires.
La RAF adoptó rápidamente este invento, desde 1944, para resolver la escritura de los pilotos en gran altura.
Si bien ya se habían patentado sistemas a bolita, en 1888 (J. J. Loud), no se había solucionado el problema de la viscosidad de la tinta, lo que resolvió Biro , después de observaciones en su trabajo de periodista, de las tintas de imprenta de secado rápido.
El bolígrafo desplazó a la pluma estilográfica como utensilio universal para escribir.
Después de Biró, Reynolds perfeccionó el bolígrafo.
En 1951, el Barón francés Marcel Bich compró la patente al húngaro-argentino Lazlo Biró y en 1953 comenzó una fabricación industrial de un bolígrafo barato, descartable: el Bic, del cual se supone que se venden unos 3.000.000 por año. (A la producción de Bic descartables, Marcel Bich unió las maquinitas de afeitar y los encendedores descartables).
La duración total de las Bic es de una escritura en línea de 5 kilómetros. Su bolita está fabricada en tungsteno, y se fabrican de 0,5 7 de 0,7 mm, ya sea para trazo fino o trazo grueso.
En 1979, la firma norteamericana Gillette puso a la venta el Erase Mate o Replay, el primer bolígrafo borrable.
En  Gérard Pavard, educador técnico de Morbihan, creó un bolígrafo que escribe en relieve, con tinta termohinchable, que registró en septiembre de 1985, por el que obtuvo el premio en París, en el concurso Lépine 1989. Dicho bolígrafo permite el dibujo y la escritura de invidentes.
En 1963 aparecieron los marcadores, las fibras o rotuladores con punta de fieltro y poco a poco se van imponiendo.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s