>Hablar con otras personas puede hacernos más inteligentes

>

 

Hablar con otras personas de manera amistosa aumenta la capacidad intelectual, concretamente, la llamada “función ejecutiva”, que engloba la memoria de trabajo, la inhibición de la conducta o la concentración. Basta con 10 minutos de interacción social para que nuestra inteligencia se desarrolle, aseguran los autores de una investigación llevada a cabo en la Universidad de Michigan. Por el contrario, participar en una conversación competitiva no nos hace más inteligentes.
Impacto en la función ejecutiva
El psicólogo Oscar Ybarra, director de la investigación y profesor del Instituto de Investigación Social (ISR) de la Universidad de Michigan, afirma en declaraciones recogidas en un comunicado de dicha Universidad que “el presente estudio demuestra que simplemente hablando con otras personas, por ejemplo, como cuando estamos haciendo amistades, se pueden obtener beneficios mentales”.
En el estudio, los investigadores analizaron el impacto de breves episodios de contacto social en un componente clave de la actividad mental: la función ejecutiva.
El concepto de “función ejecutiva” engloba a un conjunto de habilidades cognitivas que permiten la anticipación y el establecimiento de metas, la elaboración de planes y programas, el inicio de las actividades y operaciones mentales, la autorregulación de las tareas y la habilidad de llevarlas a cabo eficientemente.
Entre estas habilidades cognitivas se encuentran la memoria de trabajo, la planificación, la flexibilidad, la inhibición de la conducta y la capacidad de suprimir distracciones externas e internas, entre otras.
Por tanto, la función ejecutiva resulta esencial para desenvolverse en la vida cotidiana y resolver situaciones y problemas muy comunes.
Qué relaciones ayudan a la mente
En una investigación previa, publicada en 2008 por el Personality and Social Psychology Bulletin, Ybarra había descubierto que la interacción social a corto plazo proporciona un impulso a la función ejecutiva comparable con el impulso que propicia jugar a juegos de estimulación cerebral, como los crucigramas.
En una de las fases de dicha investigación, los científicos descubrieron, mediante encuestas, que existía una relación positiva entre la interacción social (evaluada en función del número de contactos sociales reales) y el funcionamiento cognitivo de los participantes.
En una segunda fase del estudio, los investigadores constataron que una interacción social breve (de tan sólo 10 minutos) ya facilitaba el rendimiento cognitivo.
En la presente investigación, Ybarra y sus colaboradores quisieron establecer exactamente qué tipos de interacciones sociales son las que pueden ayudar a la mente, y qué tipos no pueden ayudarla. Para hacerlo, analizaron a un total de 192 estudiantes universitarios.
De esta forma, descubrieron que implicarse en conversaciones breves (de 10 minutos de duración) en las que los participantes, simplemente, debían familiarizarse con otras personas impulsaba su rendimiento subsiguiente en una serie de tareas cognitivas comunes.
Por el contrario, cuando los participantes se implicaron en interacciones competitivas, su rendimiento posterior en dichas tareas no aumentó, informan los investigadores en un artículo aparecido en Social Psychological and Personality Science.
Aspectos prácticos
Según Ybarra: “Creemos que el aumento del rendimiento en el primer caso se debe a que algunas interacciones sociales inducen a las personas a tratar de leer las mentes de otros y a captar su perspectiva de las cosas”, un esfuerzo que acaba beneficiando a la agilidad mental del que toma esa actitud.
Ybarra afirma que, si las personas tratan de ponerse en el lugar del otro, la función ejecutiva de los que han hecho ese esfuerzo puede llegar a aumentar incluso durante una interacción competitiva.
El investigador señala que estos resultados, unidos a los obtenidos en investigaciones previas, permitirán comprender mejor la relación entre inteligencia social e inteligencia general.
Los hallazgos realizados encajan, por ejemplo, con perspectivas evolutivas sobre el efecto de las presiones sociales en el desarrollo de la inteligencia y también con estudios neurológicos que han mostrado una imbricación neuronal entre las funciones ejecutiva y socio-cognitiva del cerebro.
La presente investigación tendría, asimismo, algunas implicaciones prácticas: como estrategia, se puede aumentar el rendimiento en tareas intelectuales sólo charlando amigablemente con un compañero o amigo, por ejemplo, antes de hacer una presentación o un examen.

Fuente

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s