¿Por qué los médicos usan batas blancas, verdes y azules?

Hoy en día, todo el mundo asocia la bata blanca con el médico, enfermera u hospital, porque su uso está generalizado en el campo de la medicina, y se ha convertido en un símbolo de esta practica. Incluso los farmacéuticos utilizan la bata blanca como su uniforme habitual.

¿Porque y de donde viene el uso de la bata blanca de médico?

Hay varios estudios que han indagado en la historia y el significado del uso de la bata blanca en el campo de la medicina. De sus resultados comunes, y de la lógica, se extrae como principal conclusión que la elección del color blanco viene dada por el significado que este color transmite. El blanco es normalmente asociado con las cosas puras, la bondad y la vida, siendo el principal opuesto del color negro que simboliza el luto y la muerte.

El uso de la bata blanca de médico tiene también un efecto inconsciente sobre los pacientes, trasmitiéndoles confianza y rigurosidad. Como explican un grupo de profesores de la Universidad de Granada, en un artículo que analiza él carácter simbólico de esta peculiar vestimenta, “La bata blanca, con sus significados de protección bilateral, pureza, bondad y signo de virginidad, fue diseñada especialmente para esta tarea”

La bata de médico se utiliza desde hace más de 100 años, desde principios del siglo XIX, a finales de siglo su uso se extendió al quirófano, laboratorios y otros ámbitos médicos.Sin embargo a lo largo de los años a ido sufriendo modificaciones en ciertos sectores. De echo la bata de médico de color blanco ha sido sustituida por otros colores como el verde o al azul en el campo de la cirugía, por motivos prácticos derivados de las nuevas tecnologías que se han implantado, como en el mismo artículo anteriormente citado se expone, este cambio de colores tiene la función de “evitar reflejos desagradables sobre los trajes blancos usados por el uso de potentes luces blancas.”
En la Edad Media también se ponían batas aunque, en esta ocasión,  el tono era negro y aterraba  a la gente pues era el color de la muerte, por ello, consideraba a los médicos  unos “matasanos”.  Como en todas las épocas se dan excepciones, en la Confrérie de Saint-Côme et de Saint-Damien (Primera asociación de cirujanos de Francia) los médicos de cirugía mayor usaban una larga bata blanca mientras que los de la cirugía menor o conocidos también como Los barberos usaban una bata blanca corta.
Hasta el siglo XIX la medicina no estaba incluida en la ciencia como tal, la gente enferma, muchas veces, prefería no ver al médico delante pues eso significaba Sanatorio y después muerte asegurada.


El color negro de las batas necesitaba un cambio.  En ese mismo siglo la ciencia había avanzado mucho y los científicos tenían una gran fama, era necesaria una medicina científica. Los cirujanos, médicos y sanadores decidieron empezar a usar la bata de científico para parecer más experimentados y no tan monstruosos. Además se asoció el color blanco de pureza, de vida, de protección… con la bata para ser menos temibles. Con la ciencia cambiaron las instalaciones y las técnicas de tratamiento, lo que antes significaba cortarte la pierna y exponerte a una gran infección que te causaba la muerte ahora solo significaba que te quedase un buen muñón gracias a la evolución de las técnicas asépticas. Los hospitales y sanatorios mejoraron hasta tal punto de que ya no eran vistos como el lugar donde morirás sino donde te curaras y volverías a casa. Se comenzó a relacionar el uniforme médico, la bata blanca, con la curación a pesar de que a muchas personas aún hoy en día les asuste verla y les provoque la subida de su tensión arterial. No solo los uniformes médicos cambiaron, la vestimenta enfermera también negra y muy ligada con la religión se transformó en un “bonito” uniforme blanco con cofia (que menos mal que ya no se usa, horrorosa).  Por otra parte, la bata también tenía un sentido de barrera, no solo significaba aparentar un estatus sino que tenía el uso de prevenir al paciente y evitar al médico además una infección cruzada.
El problema actual viene precisamente de eso, la bata no supone una barrera para las bacterias. Las bacterias quedan ancladas a los puños, a los bolsos, al estetoscopio y a los bolígrafos…. Tal es el caso que el Reino Unido, Australia y muchos más países que han prohibido el uso de batas de manga larga, uso de relojes, joyería y complementos para evitar precisamente las infecciones nosocomiales por Staphylococus aureus,  MRSA y Clostridium difficile portados en las comentadas batas.
Lo cierto es que el color tiene sus ventajas, permite identificar mejor a un grupo de profesionales y  mismamente en los quirófanos evitar el reflejo de la luz solarizada sobre el blanco. El verde o azul quirófano se usa precisamente para esto pero además para desacostumbrar la mirada al color rojo de la sangre y así poder distinguir mejor las tonalidades y gradientes de esta y apreciar mejor las zonas tratadas.
Según un estudio que he rescatado de Medline se hizo una encuesta  a 424 médicos y 197 estudiantes de medicina preguntándoles ¿Por qué lleváis bata? Más del 75% de los médicos y estudiantes llevaban bata y su explicación a ello era que les permitía ser distinguidos por los pacientes y por el propio personal como doctores, permitía llevar muchas cosas metidas en los bolsillos y para parecer más limpios. Parece ser que los bolsillos están ocupados por todo tipo de objetos, vademécum, bolígrafos, fotos,  cartera, PDA, etc.  pero no tienen sitio para algo esencial: el fonendoscopio.
El fonendo o estetoscopio es otro de los objetos característicos de la profesión médica. Antes se llevaba en el bolsillo pero ahora se ha puesto de moda el llevarlo colgando al cuello intentando marcar la diferencia  profesional que ya no marca la bata porque todo el mundo la lleva. Un artículo muy curioso publicado hace años en The Lancet, nos habla de que un médico de Newcastle, Stephen Proctor , considera una patología psiquiátrica el hecho de llevar el fonendo colgando al cuello.  Lo llamo síndrome del Hiperestetoscopio. Según él, si a un joven médico se le priva de llevar el fonendoscopio aun fuera del horario laboral al cuello, éste desarrolla un estado de profunda ansiedad. Llevarlo puesto puede acarrearle problemas de cervicales o de cuello. Comentaba que esta adicción al estetoscopio se trata de una adicción genética autosómica dominante. Para él, los pediatras eran homocigotos y por tanto incurables,  los médicos generales eran heterocigóticos y los cirujanos, oftalmólogos y otorrinos no tenían ningún tipo de herencia genética de este tipo y por ello no se les veía nunca con él al cuello. Propone como cura para esta terrible adicción sustituir el objeto por otra cosa como un pañuelo en el caso de las mujeres.
La cosa no queda aquí sino que dos médicos de la Universidad de Toronto llegaron más allá en la estupidez y pérdida de tiempo humana. Querían saber si llevar el fonendo de la manera “cool” era más o menos eficaz que la “clásica”. Partían de una base que era la posición funcional del fonendo, tubos en oídos y membrana en pecho del paciente.
¿Cuánto se tarda en llegar a ella desde ambas posiciones? Comprobaron tras analizar 100 casos de médicos que el tiempo medio que se tarda de la posición cool a la funcional es de  3,2 segundos mientras que desde la posición clásica solo 1,9. ¡PERDEMOS MUCHO TIEMPO ASÍ! ¡1,3 segundos de diferencia! Según sus cálculos, el coste de llevarlo de manera “guay” supondría para el sistema sanitario una pérdida de unos 20,5 millones de dólares al año.

Antes las batas de los médicos solían ser siempre blancas, el color más claro posible. La razón es simple, para que se pueda ver más fácil cualquier suciedad que tenga.
Pero a principios del siglo XX, los cirujanos comenzaron a usar ambos verdes porque se creía que sería más fácil para los ojos del cirujano, según un artículo de 1998 en Today’s Surgical Nurse.
Es difícil comprobar cuando y por qué ocurrió, pero es cierto que el verde puede haber sido elegido especialmente para ayudar a que los doctores vean mejor en la sala de operaciones, ya que es el color opuesto al rojo.
Dos razones pueden ayudar a que los médicos vean mejor con el verde. Primero, mirar hacia algo verde o azul, puede refrescar la visión del médico que hace rato está viendo todo rojo, o sea las partes del cuerpo que está operando, ensangrentadas.
Si un cirujano mira fijo algo rojo o rosado, se vuelve insensible a ello, por lo que si mira algo opuesto, como verde, su vista se refresca para poder volver a diferenciar lo que está operando, para que pueda diferenciar bien las variaciones del rojo.
En segundo lugar, enfocarse en rojo, rosado, rojo, rosado, rojo, puede hacer que cuando se vea algo blanco, se cree una ilusión de algo verde. Son efectos de la visión, que cuando el ojo se cansa de tanta monocromía, inventa colores, y pro ejemplo cuando se mezcla rojo con blanco se ve un verde inexistente que puede traer problemas. Otra vez, si el médico refresca su vista mirando algo verde cada tanto, esto no ocurre.
Así que la bata de color verde sería la mejor elección, aunque azul también ayuda.
Fuente

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s